Ingredientes para 20 porciones

Arroz rojo
500 g de arroz
Agua, la necesaria
250 ml de aceite
4 jitomates guaje
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
1.25 L de caldo de pollo
Sal, al gusto

Mole negro estilo Oaxaca
2 jitomates guaje
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
20 ml de aceite
500 g de pasta de mole negro oaxaqueño
550 ml de caldo de pollo
Sal, al gusto

Armado de tamal
500 g de guayaba mediana
100 g de azúcar
1.1 kg de mole negro oaxaqueño
4 huevos
1 kg de arroz rojo
600 g de pollo cocido y deshebrado
40 hojas de maíz secas o de totomoxtle, remojadas y secas
Tamalera o vaporera con aditamentos

Decoración
Guayabas cortadas en sextos


Arroz rojo
Remoje el arroz en agua caliente durante 15 minutos; escurra y
humedezca al chorro del agua, vuelva a escurrir y deje secar.
Caliente el aceite, sofría el arroz hasta que adquiera un tono
ligeramente dorado; retire del fuego y separe el aceite sobrante.
Licue los jitomates, la cebolla y los ajos, cuele; vierta al arroz,
lleve al fuego y cueza hasta que el líquido se absorba por completo.
Añada el caldo y sazone, tape y deje hervir hasta que el arroz
absorba la humedad; retire del fuego y deje enfriar.

Mole negro estilo Oaxaca
Licue los jitomates con la cebolla y los ajos, cuele y lleve al
fuego a que se sofría con el aceite; añada la pasta de mole.
Reduzca el fuego a la mitad, cocine durante 5 minutos, vierta el
caldo de pollo, mezcle y sazone si es necesario.
Baje el fuego al mínimo, deje cocer durante 30 minutos, moviendo
de manera frecuente; retire y deje enfriar.

Armado de tamal
Licue las guayabas con el azúcar, cuele; caliente el mole e
incorpore la pulpa de fruta y un poco de azúcar, rectifique el sabor.
Abra los huevos y revuélvalos con el arroz, sirva una cucharada
de esto al centro de una hoja de totomoxtle.
Agregue una porción de mole, seguida de una de pollo deshebrado;
doble la hoja de manera que se forme el tamal.
En la tamalera, coloque los tamales de manera vertical y cueza durante
75 minutos, tapados con trapo y plástico.

Servicio
Aún tibios los tamales, saque uno y desenvuélvalo casi en su totalidad,
dispóngalo en un plato a lo largo.
Abra otro tamal, corte un par de rebanadas y recárguelas sobre el anterior;
haga lo mismo con un sexto de guayaba.
Tome una porción del mole que le quedó y sirva unas cuantas gotas en el plato;
sirva antes que se enfríe.